Antecedentes Historicos

Antecedentes Históricos

El creciente índice demográfico del país y el progresivo aumento del volumen y complejidad de los diversos servicios que deben prestar las secretarías de Estado, dependencias gubernamentales y paraestatales, fueron factores determinantes para que durante el sexenio 1970-1976, el Gobierno Federal emprendiera una reforma administrativa integral, mediante la desconcentración de sus dependencias, emitiendo para tal efecto, el Acuerdo Presidencial del 13 de marzo de 1973, publicado en el Diario Oficial de la Federación de fecha 5 de abril del mismo año. En dicho Acuerdo se disponía que las secretarías y departamentos de Estado, órganos descentralizados y empresas de participación estatal de la Administración Pública Federal, procedieran a implementar las medidas necesarias, para la más ágil toma de decisiones y tramitación de asuntos. De esta manera, la Secretaría de Educación Pública puso en marcha el proceso de regionalización, estableciendo 9 unidades administrativas regionales, coordinando subunidades ubicadas en las capitales de los estados y en algunas ciudades de importancia. El proceso de descentralización educativa, cuyo inicio fue la desconcentración administrativa, consideró una permanente vinculación con los órganos centrales de la Secretaría de Educación Pública, los cuales se transformaron posteriormente en unidades responsables de normar y evaluar los servicios educativos a nivel nacional. En este proceso, la evolución y desarrollo del Sistema Educativo Estatal presenta 6 fases o etapas perfectamente bien definidas:

I. Con la desconcentración administrativa regional, el 5 de abril de 1974 inició su funcionamiento la Unidad de Servicios Descentralizados Región Norte-Centro, con sede en Torreón, Coahuila, la que comprendía subunidades en los estados de Coahuila, Chihuahua, Durango y Zacatecas. Algunos de los trámites administrativos que inicialmente se efectuaban en esas oficinas, eran: filiación, registro federal de causantes, propuestas de nombramientos, registro y vigencia de derechos ISSSTE, operación del Sistema de Asignación Automática de plazas para egresados de educación normal y del Sistema Nacional de Certificación de Conocimientos, así como la administración del Sistema Nacional de Educación para Adultos, entre otros. Dentro del marco de la Reforma Administrativa Integral del Gobierno Federal, con fecha 22 de marzo de 1978 se publicó en el Diario Oficial de la Federación, el Acuerdo No. 4 de la SEP, por el cual se establecieron delegaciones generales en cada uno de los estados de la República Mexicana. Las funciones básicas de las delegaciones quedaron definidas, reservándose la SEP las facultades de control y supervisión.

II. Delegación General de la SEP (1978-1983). En el primer bienio, dos fueron los programas fundamentales que emprendió la SEP: desconcentración administrativa, operación de algunos niveles y modalidades educativas y el establecimiento de una política para la integración de unidades administrativas de las distintas áreas centrales. 

III. Unidad de Servicios Educativos a Descentralizar -USED- (1983-1987). Con fecha 3 de agosto de 1983, se crean estas unidades, conservando las funciones de las delegaciones y asumiendo las nuevas responsabilidades que, por efecto de la desconcentración, se fueron dando paulatinamente, en especial de la operación de los demás niveles de educación básica, a cargo de la SEP.

IV. Servicios Coordinados de Educación Pública -SCEP- (1987-1992). Mediante Acuerdo Administrativo de fecha 3 de abril de 1987, se signó el Acuerdo de Coordinación para la Descentralización de la Educación Básica y Normal, y se crearon el Consejo Estatal de Educación Pública y la Dirección General de Servicios Coordinados de Educación Pública. En dicho Acuerdo se establecieron los criterios, normas, modalidades y mecanismos para la prestación, en forma coordinada, de los servicios federales y estatales de educación básica y normal. Los recursos materiales originalmente asignados a la Unidad de Servicios Educativos a Descentralizar, se transfirieron a la Dirección General de Servicios Coordinados de Educación Pública.

V. Unidad Estatal para el Fortalecimiento del Federalismo Educativo -UNESFORFE- (1992-1993). Como consecuencia de la firma del Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica -ANMEB-, el 21 de mayo de 1992 se creó la Unidad Estatal para el Fortalecimiento del Federalismo Educativo, a fin de dar integración, tanto en el aspecto jurídico como en el operativo, entre los servicios educativos del nivel básico y normal transferidos por la Federación al Gobierno del Estado, y los servicios educativos prestados por este último, a través de la Secretaría de Educación, Cultura y Promoción Social. 

VI. Secretaría de Educación, Cultura y Deporte -SECyD- (1993-2000). En 1993, la UNESFORFE y la Secretaría de Educación, Cultura y Promoción Social del Gobierno del Estado, se fusionan y constituyen la Secretaría de Educación, Cultura y Deporte; la UNESFORFE pasó a ser una Dirección General Adjunta, hasta que por Acuerdo Administrativo del Ejecutivo Estatal, se reorganizó la estructura orgánica, convirtiéndose la UNESFORFE en la Subsecretaría de Servicios Educativos. 

De conformidad con dicho acuerdo y convenios que concertaron la conducción y operación del sistema de educación básica y normal, a partir de esta fecha correspondió al Gobierno del Estado encargarse de la dirección de los establecimientos educativos, bajo todas sus modalidades y tipos, los servicios de educación preescolar, primaria y secundaria y para la formación de maestros, incluyendo la educación normal, la educación inicial, la educación indígena y la educación especial.

La dependencia mantuvo la denominación de Secretaría de Educación, Cultura y Deporte, hasta el mes de diciembre de 2000, que derivado de la emisión de la nueva Ley Orgánica de la Administración Pública del Estado de Durango, publicada en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado, de fecha 24 de diciembre de dicho año, le fue asignado el nombre de Secretaría de Educación, manteniendo su hegemonía en la administración de los servicios educativos, deslindándola de la responsabilidad directa de los rubros de cultura y deporte, los que continúan formando parte del sector Educación, Ciencia y Tecnología, Cultura y Deporte.